Vologda. Vologda fue fundada en 1147, al mismo tiempo que Moscú. Perteneció a la republica de Nóvgorod y posteriormente al Grand Ducado de Moscú. La ciudad está situada al norte de la parte europea de Rusia, entre Moscú, San Petersburgo y el mar Blanco. Gracias a su posición de privilegio en un cruce de las principales vías de comunicación fluviales del norte de Rusia, Vologda creció como una próspera ciudad de mercaderes. Tras el establecimiento de la Compañía de Moscovia, que tenía el monopolio del comercio entre Rusia e Inglaterra, Vologda se desarrolló aún más. Durante el reinado de Iván IV el Terrible, la ciudad fue incluso la capital de Rusia durante unos años, entre 1565 y 1571. Durante este periodo se construyeron algunos de sus edificios más notables, como el Kremlin. Tras la fundación de san Petersburgo, cuando el comercio exterior ruso empezó a orientarse al mar Báltico más que al mar Blanco, Vologda entró rápidamente en declive. Hoy es una bella y tranquila ciudad provinciana, y posee varios lugares de interés histórico-artístico. Además, Vologda está considerada como la capital del encaje en Rusia, desde principios del siglo XIX.

Tour panorámico de Vologda. Descubriremos la arquitectura de esta ciudad del Norte, donde alternan los edificios de madera, ladrillo y piedra. Pero sin duda la fama de la arquitectura de Vologda se debe a sus construcciones de madera, realizadas por arquitectos locales que se ganaron una merecida reputación en toda Rusia. Los visitantes quedan sorprendidos por la cantidad de edificios de madera y la variedad de sus estilos, desde el clasicismo a lo más moderno.

Visita del Kremlin de Vologda. El Kremlin fue edificado en una colina dominando el rio Vologda por Iván IV el Terrible en 1565. El hizo de Vologda la capital de su nuevo sistema político, llamado Oprichnina, y por lo tanto la capital de Rusia. La construcción del Kremlin se completó en 1566. Su muralla fue desmantelada en el siglo XIX, pero la mayoría de sus edificios interiores quedaron intactos. Admiraremos la iglesia-puerta de la Exaltación, la catedral de la Resurrección, la casa-iglesia de la Natividad, la Residencia Zolotoy (Dorado), el Edificio Gavrilovsky, el Edificio Simonovsky – la Casa de los Obispos– y la magnífica catedral de Santa Sofía con su imponente campanario.

Visita de la catedral de Santa Sofía. Situada en el interior del Kremlin de Vologda, la catedral fue construida muy poco después de este, en 1568. Domina el paisaje arquitectónico del Kremlin. Iván IV el Terrible abandonó Vologda como capital de Rusia y regresó a Moscú en 1571, dejando la nueva catedral sin terminar. Incluso si esta fue terminada 18 años después por su sucesor, quedó sin decoración ni ornamentos, presentando un aspecto sobrio, austero. La mayoría de su decoración actual le fue añadida en siglos posteriores: una colección de frescos en el siglo XVII y el iconostasio en el siglo XVIII.

Visita del monasterio Spaso-Prilutsky. Fue fundado en 1147 a orillas del rio Vologda por Dmitriev Prilutsky, abad del monasterio Nikolsky en Pereslavl-Zaleski. El monasterio fue rápidamente puesto bajo la protección de los soberanos de Moscú, que querían expandir su influencia en el Norte de Rusia. Su catedral del Salvador, de 1537, es el edificio de piedra más antiguo de Vologda. Tras los asaltos de los ejércitos polacos a principios del siglo XVII, el monasterio fu poderosamente fortificado. Durante la invasión napoleónica, la mayor parte de los tesoros de Moscú fueron evacuados a este monasterio. En su interior, podremos admirar muchos otros edificios: la iglesia de la Presentación (1623), la iglesia de Todos los Santos (1721), la iglesia de Santa Catalina (1830) y la iglesia de madera de la Asunción, una de las más antiguas iglesias de madera de Rusia, traída aquí desde su emplazamiento original en otro monasterio.

Visita del Museo del Encaje. Vologda está considerada como la capital rusa del encaje desde principios del siglo XIX. En 1893 había en Vologda 4000 artesanos de encaje reconocidos. Su reputación se extendía por toda Rusia e incluso en el extranjero: en 1937 los artesanos de Vologda ganaron la medalla de oro en la exposición de Paris y en 1958 hicieron lo propio en la de Bruselas. En 2012 fue inaugurado el Museo del Encaje en Vologda. Está situado en el centro urbano, en un edificio de inicios del siglo XIX. Las exposiciones están dedicadas al desarrollo de esta artesanía tradicional en la región de Vologda y a las tendencias del encaje en todo el mundo, entre los siglos XIX y XXI. Hay salas dedicadas a los principales centros europeos de producción de encaje, como Francia, Alemania, Polonia, Eslovaquia y España. Otra parte del museo nos relata los orígenes del encaje desde su nacimiento en los siglos XVII y XVIII. El museo posee, además de las exposiciones, una escuela de encaje y una boutique.