EL VOLGA

El gran rio de Rusia, testigo de su historia

El río más largo y caudaloso de Europa es un símbolo para todos los rusos. Está presente en su historia, literatura, artes y folclore. Sus paisajes únicos reflejan la diversidad de este bello país.

El Volga es el río más largo y caudaloso de Europa, y un auténtico símbolo para todos los rusos, que frecuentemente se refieren a él como la “Madre Volga”. Nace en los altos del Valdai, entre Moscú y San Petersburgo, y fluye a través de la casi totalidad de la Rusia europea, incluyendo 11 de sus 20 ciudades más importantes, hasta su desembocadura en aguas del mar Caspio. El Volga es navegable en casi la totalidad de su curso: a través de sus afluentes, grandes lagos y canales está conectado con los mares Báltico, Negro y Blanco, así como con Moscú y San Petersburgo y es por lo tanto un eje comercial de gran importancia desde hace siglos. El Volga está presente en muchos episodios de la historia de Rusia, en sus tradiciones, literatura, artes y folclore. Muchos lugares de gran interés histórico-artístico se sitúan a lo largo de sus orillas, que se extienden desde los bosques de la Taiga hasta las estepas de Astracán, cerca del Mar Caspio. Los blancos muros de los monasterios del Norte, las cúpulas bulbosas de las ciudades del Anillo de Oro, los minaretes de las mezquitas tártaras de Kazán, constituyen un paisaje único, y reflejan la diversidad del alma rusa.