Úglich. Situada a orillas del Volga, a 92 km al norte de Moscú, la leyenda cita la fundación de Úglich en 937 por Yan Pleskovich, aunque la primera referencia escrita de la ciudad data de 1148. En 1238 fue devastada por vez primera por los tártaros de la Horda de Oro, tras lo cual fue sucesivamente destruida y reconstruida en varias ocasiones. La villa es celebre por haber sido escenario de la muerte en 1591 del zarévich Dimitri, único descendiente del zar Iván el Terrible y por lo tanto ultimo heredero de la dinastía Rúrika. Boris Godunov, el valido del zar, fue inmediatamente acusado de asesinato, lo cual marcó el inicio de un periodo sangriento en la historia de Rusia, el llamado “Periodo Tumultuoso”, escenario de guerras civiles y terribles luchas dinásticas. Úglich es una de las ciudades del “Anillo de Oro” y presenta maravillosos ejemplos de arquitectura tradicional rusa.

Visita del Kremlin de Úglich. El kremlin (fortaleza, en ruso), situado junto al Volga, es el lugar donde se concentran la mayoría de monumentos de la ciudad. Sus murallas fueron destruidas hace más de un siglo, pero aún se puede apreciar el foso que las rodeaba. En el interior del Kremlin podremos ver las Cámaras del Príncipe, que son su edificación más antigua, así como la catedral de la Transfiguración, que posee interiores profusamente decorados y un bellísimo campanario, el edificio de la Duma, y su construcción más famosa, la iglesia de San Dimitri sobre la Sangre Derramada.

Visita de la iglesia de San Dimitri sobre la Sangre Derramada, construida en el mismo lugar en el que, según la leyenda, cayo mortalmente herido el zarévich Dimitri. Los muros pintados de rojo evocan la sangre vertida. En el interior de la iglesia podremos admirar el más antiguo icono del iconostasio, el de la Virgen de Smolensko, del siglo XVII, ofrendado por los Romanov.