TRANSIBERIANMOSIRKUTSK «DEL KREMLIN AL LAGO BAIKAL» 11D / 10N 

  • DÍA 1 / JUEVES: MOSCÚ (LLEGADA)

    • Llegada a Moscú  
    • Traslado al hotel 
    • Alojamiento  
  • DÍA 2 / VIERNES: MOSCÚ

    • Desayuno en el hotel 
    • Visita Panorámica de Moscú 
    • Almuerzo 
    • Visita de la Galería Tretiakov 
    • Traslado al hotel  
    • Cena y alojamiento 
  • DÍA 3 / SÁBADO: MOSCÚ - TRANSIBERIANO

    • Desayuno en el hotel 
    • Visita del Kremlin con sus Catedrales 
    • Almuerzo 
    • Visita del Metro de Moscú 
    • Traslado a la estación 
    • Cena a bordo 
    • Noche a bordo 
  • DÍA 4 / DOMINGO: TRANSIBERIANO - EKATERIMBURGO

    • Desayuno a bordo 
    • Almuerzo a bordo 
    • Llegada a Ekaterimburgo 
    • Traslado al hotel 
    • Cena y alojamiento 
  • DÍA 5 / LUNES: EKATERIMBURGO - TRANSIBERIANO

    • Desayuno en el hotel 
    • Visita de Ganina Yama 
    • Visita del Monumento en la frontera entre Europa y Asia 
    • Almuerzo 
    • Tour panorámico de Ekaterimburgo 
    • Visita de la Catedral Nevsky 
    • Visita de la Iglesia sobre la Sangre Derramada en Ekaterimburgo 
    • Traslado a la estación  
    • Cena a bordo 
    • Noche a bordo 
  • DÍA 6 / MARTES: TRANSIBERIANO - NOVOSIBIRSK

    • Desayuno a bordo 
    • Almuerzo a bordo 
    • Llegada a Novosibirsk 
    • Traslado al hotel 
    • Cena y alojamiento 
  • DÍA 7 / MIÉRCOLES: NOVOSIBIRSK - TRANSIBERIANO

    • Desayuno en el hotel  
    • Visita del Mar de Siberia 
    • Visita del Museo del Ferrocarril 
    • Visita de Akademgorodok 
    • Almuerzo 
    • Visita del Teatro de Ópera y Ballet 
    • Tour panorámico de Novosibirsk 
    • Recorrido en tranvía en compañía de nuestro guía por el centro de Novosibirsk, para descubrir la vida cotidiana de sus habitantes 
    • Preparación del típico plato siberiano, «Pelmeni« 
    • Cena 
    • Traslado a la estación  
    • Noche a bordo 
  • DÍA 8 / JUEVES: TRANSIBERIANO

    • Desayuno, almuerzo y cena a bordo 
    • Noche a bordo
  • DÍA 9 / VIERNES: IRKUTSK - LAGO BAIKAL (LISTVIANKA)

    • Llegada a Irkutsk 
    • Desayuno 
    • Traslado a Listvianka 
    • Tour panorámico de Listvianka 
    • Visita del Ecomuseo del Baikal 
    • Almuerzo barbacoa junto al lago Baikal 
    • Telesilla al Monte Chersky 
    • Crucero en el lago Baikal  
    • Cena y alojamiento 
  • DÍA 10 / SÁBADO: LAGO BAIKAL (LISTVIANKA) - IRKUTSK

    • Desayuno en el hotel  
    • Traslado a Irkutsk 
    • Visita del museo etnográfico de Taltsy 
    • Almuerzo 
    • Tour panorámico de Irkutsk 
    • Visita del Convento Znamenski 
    • Visita del Museo de los Decembristas 
    • Cena y alojamiento 
  • DÍA 11 / DOMINGO: IRKUTSK (SALIDA)

    • Desayuno en el hotel 
    • Traslado de salida al aeropuerto 

PROGRAMA

DÍA 1 JUEVES: MOSCÚ (LLEGADA) – Posibilidad de añadir un pre-viaje a San Petersburgo 

Llegada y asistencia en el aeropuerto (o en la estación, si se llega desde San Petersburgo). 

Traslado al hotel. 

DÍA 2 VIERNES: MOSCÚ 

Desayuno. 

Moscú. Vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel. Esta metrópolis trepidante acoge el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin. Teatros, salas de conciertos, boutiques de diseño, restaurantes y clubs de moda se alinean a orillas del Moscova. 

Moscú es la mayor ciudad de Rusia y de Europa, con más de 12 millones de habitantes. Es la capital de Rusia desde el siglo XV, excepto durante el periodo entre 1712 y 1918, cuando la capital fue trasladada a San Petersburgo. La ciudad fue fundada en el siglo XII, y el Kremlin, su principal fortaleza, fue erigido en 1156. Moscú rápidamente ganó importancia y el Ducado de Moscú se convirtió en la principal entidad política entre los principados de Rusia central. Iván III, Gran Príncipe de Moscú, unificó todos estos territorios bajo su cetro, liberó el centro de Rusia del yugo de los invasores mongoles y tártaros y fue proclamado Gran Príncipe del Rus, con Moscú como capital. La ciudad ha sido destruida varias veces a lo largo de su historia; y los invasores mongoles, tártaros de Crimea, polacos y suecos se han sucedido a sus puertas. El mismo Napoleón pasó aquí 6 semanas antes de iniciar su catastrófica retirada y, durante la II Guerra Mundial, los ejércitos alemanes fueron detenidos a solamente 20 km de Moscú. Todos estos sucesos han influido y modelado el paisaje urbano y la arquitectura de la ciudad, extremadamente eclécticos: se pueden ver fortalezas medievales junto a rascacielos estalinistas, y bellas iglesias barrocas y neoclásicas junto a elegantes edificios Art-Nouveau. Todo ello hace de Moscú un centro cultural de primer orden: la ciudad posee monumentos declarados “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, varios museos de extraordinaria importancia y teatros entre los mejores del mundo. Es una ciudad dinámica, en pleno desarrollo que desde hace pocos años ha vuelto a abrirse al visitante. 

Visita Panorámica de Moscú. Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. A través de amplias avenidas como la célebre Tverskaya, llegaremos a la “Colina de los Gorriones”, coronada por el célebre rascacielos de inspiración estalinista en el que se encuentra la Universidad Lomonósov. Desde aquí podremos admirar una espléndida vista de la ciudad. Contemplaremos los exteriores del célebre Monasterio de Novodévichi y su lago, que inspiraron a Tchaikovsky en el “Lago de los Cisnes” y pararemos en el Parque de la Victoria, construido tras la II Guerra Mundial. Recorreremos las avenidas que bordean el río Moscova, con vistas de la “Casa Blanca”, sede del Gobierno Ruso. Continuaremos dando un paseo en la calle Arbat, lugar de encuentro preferido de los moscovitas, animada vía peatonal en el corazón del casco antiguo. Es también llamada el “Montmartre ruso”, ya que está situada en un barrio bohemio donde anteriormente vivían numerosos artistas. Aun hoy día la frecuentan numerosos pintores y artistas callejeros. Pasaremos frente a la catedral de San Salvador, el edificio de la “Duma” o parlamento ruso, el célebre teatro Bolshói y el imponente edificio de la “Lubianka”, sede del antiguo KGB. No adentraremos en las callejuelas del antiguo barrio “Kitai-Gorod” y sus pequeñas iglesias. Finalmente, llegaremos a la Plaza Rojadeclarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo. En plaza Roja se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el Ejército Ruso en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año. 

Almuerzo. 

Visita de la Galería TretiakovEsta incomparable pinacoteca fue llamada así en honor a su fundador, el célebre negociante Pavel Tretiakov (1832-1898), gran mecenas ruso del siglo XIX. Su sueño fue siempre la creación de un museo accesible a cualquier visitante, con una gran colección de objetos que permitieran comprender y admirar la historia del Arte ruso, sacro y laico. El proyecto se hizo realidad en 1881, con la inauguración de la Galería. Tretiakov donó más de 2000 obras de su colección privada a la ciudad de Moscú, constituyendo el embrión de lo que hoy es este impresionante museo. Alberga más de 130.000 obras creadas por artistas rusos, un excepcional panorama histórico de la pintura rusa, desde el siglo XI hasta nuestros días. Su mayor tesoro es su magnífica colección de iconos, destacando “la Virgen de Vladimir”, de estilo bizantino y que la tradición atribuye a San Lucas, y la obra maestra del gran Andréi Rubliov, “la Trinidad”. 

Cena. 

DÍA 3 SÁBADO: MOSCÚ – TRANSIBERIANO 

Desayuno. 

Visita del Kremlin con sus Catedrales. La palabra “Kreml” significa fortaleza en ruso. En la antigua Rusia, en cada ciudad de importancia se erigía un recinto amurallado dentro del cual se situaban el centro de poder militar, civil y religioso, como las principales iglesias y catedrales. El de Moscú, cuna de la ciudad, es el más importante del país, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Construido en el siglo XII, su forma actual se concluyó en el siglo XV, y es un magnífico reflejo de las diferentes etapas del arte ruso, concentración monumental única de arquitectura, pintura y artes decorativas y aplicadas. Los mejores artesanos y artistas trabajaron en sus iglesias, catedrales y palacios, legándonos obras de incalculable valor. En el inolvidable marco de sus calles y plazas se concentraba el símbolo del poder y la gloria de Rusia. Aun en la actualidad alberga algunos de los principales órganos del gobierno político y religioso: el Palacio Presidencial, diferentes edificios administrativos y militares, como el Senado y el Arsenal, así como numerosas iglesias y catedrales. Sus murallas, dominando el río Moscova y la Plaza Roja, están compuestas de ladrillos de más de 8 kg de peso, miden entre 5 y 19 metros de altura y tienen una longitud total de 2.235 metros. Visitaremos el interior del recinto para admirar la “Campana Zarina”, la mayor del mundo, fundida en 1733, y el “Cañón Zar”, uno de los mayores jamás construidos, fundido en 1586 por Andréi Chójov. Su finalidad era la de defender la entrada por la Puerta de San Salvador, pero hasta ahora nunca se ha utilizado. Finalizaremos visitando la célebre “Plaza de las Catedrales”, enmarcada por las de San Miguel, la Dormición y la Anunciación. 

Almuerzo. 

Visita del Metro de Moscú. Inaugurado el 15 de mayo de 1935 por el poder soviético como símbolo del avance tecnológico e industrial del sistema político, el Metro de Moscú era el “Palacio del Pueblo”. En su decoración participaron los más importantes artistas de la época y se utilizaron materiales procedentes de todos los rincones del país, queriendo simbolizar la unidad de los pueblos soviéticos. Aun hoy día es el principal medio de transporte de la ciudad y uno de los principales del mundo, con 200 km de líneas y 145 estaciones. Visitaremos las más importantes, construidas con lujosos materiales, como más de 20 variedades de mármol, granito, ónice y decoradas con pinturas, mayólica, vidrieras, murales, mosaicos e incluso grupos escultóricos. 

Traslado a la estación de ferrocarril Kazansky y salida para Ekaterimburgo (cabina de 2ª clase, 4 literas por compartimiento).  

Cena a bordo. 

Noche a bordo del tren. 

DÍA 4 DOMINGO: TRANSIBERIANO – EKATERIMBURGO 

Desayuno y almuerzo a bordo. 

Llegada a Ekaterimburgo. Ekaterimburgo es capital de la Región de los Urales, Puerta de Asia y Siberia. 

Traslado al hotel. 

Cena.  

Alojamiento. 

DÍA 5 LUNES: EKATERIMBURGO – TRANSIBERIANO 

Desayuno. 

Ekaterimburgo. Ekaterimburgo es la 4ª ciudad de Rusia. Está situada ligeramente al este de los Urales, en el límite de Siberia y en la frontera entre Europa y Asia. La ciudad fue fundada en 1723, 20 años después de San Petersburgo por Basilio Tátishchev, bajo órdenes de Pedro I el Grande y su nombre alude a Santa Catalina, en honor a la esposa del zar, posteriormente la zarina Catalina I. la ciudad creció rápidamente como centro de la región minera del Ural y de su industria metalúrgica. Cuando se construyó la Gran Carretera de Siberia a partir de 1761, para transportar mercancías chinas a Europa a través de Rusia, Ekaterimburgo se convirtió en un importante centro de transito del mineral de Siberia hacia la Rusia europea. Fue entonces cuando la ciudad tomo su sobrenombre de “Ventana a Asia”. Tras la revolución rusa, el último zar y su familia fueron arrestados y trasladados a diferentes lugares, finalizando en la Mansión Ipatiev, en Ekaterimburgo. Cuando las tropas Blancas, leales al zar, se aproximaban a la ciudad y estaban a punto de liberar a los prisioneros, los bolcheviques asesinaron al zar y a su familia, siguiendo órdenes de Lenin. La escena del crimen fue demolida en 1977 por el entonces gobernador de la ciudad, Boris Yeltsin, posteriormente presidente de Rusia. Hoy en día Ekaterimburgo es el mayor centro industrial y cultural de los Urales, una ciudad prospera y dinámica. 

Visita de Ganina Yama. Situado a 15 km al norte de Ekaterimburgo, este lugar es un memorial del asesinato de los Romanov por los bolcheviques. Tras la matanza de la familia imperial en la Mansión Ipatiev, los cuerpos fueron rociados con ácido para desfigurarlos, y después transportados a Ganina Yama donde fueron quemados y enterrados. Cuando las tropas Blancas, leales al zar, liberaron la ciudad solamente una semana más tarde, descubrieron rápidamente el lugar del enterramiento, pero los cuerpos ya no estaban allí: los bolcheviques los habían trasladado secretamente a una segunda fosa, muy cercana a Ganina Yama, a menos de 1 km. Este lugar fue mantenido en total secreto por las autoridades comunistas. Investigadores clandestinos descubrieron el lugar en los años ’70, pero no lo revelaron hasta 1989, cuando la caída del régimen comunista era inminente. Las pruebas de ADN concluyeron que los restos hallados eran los de Nicolás II y su familia. Fueron trasladados a la catedral de Pedro y Pablo en San Petersburgo donde reposan junto con los del resto de la dinastía Romanov. En Ganina Yama se han erigido 7 capillas, una por cada miembro de la familia imperial. 

Visita del Monumento en la frontera entre Europa-Asia. Es en Ekaterimburgo donde cruzaremos la frontera entre Europa y Asia, situada ligeramente al oeste de la ciudad, donde se encuentra un monumento conmemorativo. Tendremos la ocasión de celebrar allí el paso de continente con una copa de vino espumoso ruso. 

Almuerzo. 

Tour panorámico de Ekaterimburgo. Esta visita panorámica nos presentara el centro histórico, que posee varios edificios de arquitectura típica rusa del siglo XIX. Veremos el Monumento a los Fundadores de la Ciudad, Tátishchev y De Genin. Entre las diferentes catedrales e iglesias que podremos observar, destaca la Capilla de Santa Catalina, patrona de la ciudad. Veremos también la antigua Oficina de Minas, el primer edificio de piedra de Ekaterimburgo, hoy el Conservatorio Estatal; la más antigua Opera de Rusia, que funciona desde 1912; y muchas casas de mercaderes, palacios y mansiones del siglo XIX situadas junto al lago que bordea la ciudad. Descubriremos la Plaza 1905 y la Plaza de Octubre, donde se sitúan los edificios del Parlamento de la Ciudad y el Gobierno Regional 

Visita de la Catedral Nevsky. La catedral fue fundada en 1838 en el territorio del monasterio de Novo-Tijvinski. Este brillante edificio fue diseñado en estilo clásico tardío, era una de las catedrales más grandes y bellas de la Rusia pre-revolucionaria. El régimen soviético cerró la catedral en 1930. Durante la Segunda Guerra Mundial fue utilizada como almacén militar. En 1991 fue restituida a la iglesia ortodoxa rusa que realizo una completa restauración. Puede acoger hasta 6000 feligreses. 

Visita de la Iglesia sobre la Sangre Derramada en Ekaterimburgo. La Iglesia sobre la Sangre Derramada fue construida entre 2000 y 2003 para conmemorar el asesinato en este mismo lugar de Nicolás II, el último zar, y su familia y más cercanos servidores. Tras su abdicación, el zar y su familia fueron hechos prisioneros. Después de estar cautivos en el palacio de Alejandro en Pushkin y posteriormente en la ciudad siberiana de Tobolsk, todo el grupo de prisioneros fue desplazado a la Mansión Ipatiev, en Ekaterimburgo, donde permanecieron varios meses bajo severa vigilancia. Durante la guerra civil rusa, y ante la cercanía de las tropas leales al zar, Lenin ordeno el asesinato de éste, así como de su familia, medico, doncella, camarero y mayordomo. Once personas en total fueron así asesinadas a medianoche. Las tropas leales liberaron la ciudad tan solo una semana después, pero ya era demasiado tarde. La casa fue demolida en 1977 por el entonces gobernador de la ciudad, Boris Yeltsin, futuro presidente de Rusia. Tras la caída del régimen comunista, se edificó esta iglesia ortodoxa en el lugar del crimen. 

Traslado a la estación de ferrocarril y salida en dirección a Novosibirsk (cabina de 2ª clase, 4 literas por compartimiento).  

Cena a bordo.  

Noche a bordo. 

DÍA 6 MARTES: TRANSIBERIANO – NOVOSIBIRSK 

Desayuno a bordo. 

Almuerzo a bordo. 

Llegada a Novosibirsk, tercera ciudad de Rusia en población y la más importante de Siberia.  

Traslado al hotel.  

Cena.  

Alojamiento. 

DÍA 7 MIÉRCOLES: NOVOSIBIRSK – TRANSIBERIANO 

Desayuno. 

Novosibirsk. Tercera ciudad de Rusia en población y la más importante de Siberia, Novosibirsk se extiende a lo largo del rio Obi, el séptimo mayor rio del mundo. La ciudad fue fundada en 1893 como un pequeño asentamiento para alojar a los obreros que construían el puente del ferrocarril transiberiano que cruza el rio Obi. Se le llamo Novonikoláyevsk, en honor del entonces zar Nicolás II. La ciudad se desarrolló muy rápidamente en los inicios del siglo XX, gracias a su posición estratégica en el cruce del ferrocarril Transiberiano con el ferrocarril Siberia-Turquestán, que conecta Rusia con Asia Central y el Mar Caspio. Tras la revolución rusa se le cambio su nombre al actual, en 1926. Hoy día tiene casi un millón y medio de habitantes y posee una de las mejores universidades de Rusia.  

Podremos descubrir dos imponentes obras de ingeniería: el Puente del Metro sobre el rio Obi y la Presa de Novosibirsk en el Obi, muy cerca de la ciudad, que forma el llamado “Mar de Siberia”. Muy cercano a ella se encuentra el Museo del Ferrocarril, en cuyos exteriores podremos apreciar varias locomotoras y vagones de diferentes periodos, y descubrir la evolución histórica del transporte en el Transiberiano. Finaliza nuestra visita en Akademgorodok, la ciudad universitaria centro de investigación y desarrollo en Siberia. 

Visita de Akademgorodok. Situada a 20 km al sur de Novosibirsk, entre bosques de abetos y abedules y muy cercana al llamado “Mar De Siberia”, Akademgorodok significa en ruso “Ciudad Académica”. Fue fundada en 1950 como un centro de excelencia en investigación y desarrollo. Alberga a la Universidad de Novosibirsk, así como a casi 40 centros de investigación, un instituto médico y varias facilidades para sus habitantes, desde complejos residenciales hasta lugares de recreación y ocio, hoteles, restaurantes, cafés, tiendas, cines, instalaciones deportivas, etc. Destaca la Casa de los Científicos, cuya sorprendente arquitectura alberga una biblioteca con más de 100.000 volúmenes. Hoy en día Akademgorodok es el principal centro científico y educativo de Siberia, y uno de los más importantes de Rusia. Forma parte de la Academia de Ciencias. 

Almuerzo.  

Tour panorámico de Novosibirsk. Visitaremos el Puerto de Oktyabrskaya, la plaza donde tuvo lugar la fundación de la ciudad; y Krasny Prospekt, la principal avenida. La “Casa de los 100 Apartamentos”, diseñada por el célebre arquitecto Kryachkov, gano el Gran Premio y la Medalla de Oro en la Exposición Internacional de Arte y Tecnología de Paris en 1937. El Monumento a la Gloria, dedicado a los soldados caídos en la Segunda Guerra Mundial es un excelente ejemplo de arquitectura de inspiración soviética. También admiraremos los exteriores de la catedral de la Dormición y la catedral Alexander Nevsky, el primer edificio de piedra construido en la ciudad. En la Plaza Lenin se sitúa la pequeña capilla de San Nicolás el Milagroso que constituye el centro geográfico de Rusia. Frente a ella se encuentra el Teatro de Ópera y Ballet.  

Visita del Teatro de Ópera y Ballet. Es el mayor de Rusia. Inaugurado en 1944 en la Plaza Lenin, en pleno centro de la ciudad, su cúpula plateada es representativa de la arquitectura monumental soviética del siglo XX. También llamado el “Coliseo de Siberia” por su belleza y tamaño, puede acoger hasta 1800 espectadores. Fue completamente renovado en 2005, y es uno de los teatros más avanzados tecnológicamente en el mundo. 

Recorrido en tranvía en compañía de nuestro guía por el centro de Novosibirsk, para descubrir la vida cotidiana de sus habitantes  

Preparación del típico plato siberiano, los «Pelmeni«. Estas porciones de pasta rellenas de carne, similares a los «ravioli«, constituyen el plato básico de la cocina de Siberia y están presentes en todos los hogares. El chef nos mostrará su preparación y sus recetas típicas. 

Cena.  

Traslado a la estación de ferrocarril y salida en dirección a Irkutsk (cabina de 2ª clase, 4 literas por compartimiento). 

Noche a bordo. 

DÍA 8 JUEVES: TRANSIBERIANO 

Desayuno, almuerzo y cena a bordo. 

El tren continúa su ruta por Siberia hacia el Este, en dirección a Irkutsk, siguiendo los pasos de Miguel Strogoff, célebre personaje de Julio Verne. En la ciudad de Krasnoiarsk, atravesaremos el majestuoso Yeniséi, el segundo río de Rusia. 

Noche a bordo. 

DÍA 9 VIERNES: TRANSIBERIANO – IRKUTSK – LAGO BAIKAL (LISTVIANKA) 

Llegada a Irkutsk.  

Irkutsk. Irkutsk es la ciudad más importante de Siberia Oriental. Fue fundada en 1651 como un punto de extracción y comercio de oro, y como un centro de cobro de tasas en forma de pieles a los Buriatos que habitan la zona. La ciudad está situada a orillas del rio Angará, que se origina 60 km al Este, en una de las maravillas del mundo, el gran lago Baikal. Irkutsk fue el destino de miles y miles de exiliados políticos en tiempo de los zares. Estos deportados, generalmente miembros de la inteligentsia, gozaban de un alto nivel cultural y había disfrutado de una educación de calidad, por lo que hicieron una gran contribución a la vida pública de Irkutsk y al desarrollo de la ciudad. El origen de la población de Irkutsk es una variada mezcla, como en la mayor parte de Siberia, compuesta de cosacos, pioneros, militares, cazadores, ricos mercaderes, misioneros, presos, funcionarios, exiliados y científicos. Hoy día Irkutsk es un importante centro cultural, comercial y científico; una moderna y bonita ciudad con bellos malecones sobre el Angará, teatros, museos, y una arquitectura típicamente rusa. 

Desayuno. 

Traslado a Listvianka. 

Tour panorámico de Listvianka. Listvianka es una pequeña población, con unos 2000 habitantes, situada en la orilla suroeste del lago Baikal, a 65 km de Irkutsk, junto al lugar donde se origina el rio Angará. Su nombre “Listvianka”, viene de los numerosos alerces (“listvennitsa” en ruso) que se encuentran en la zona. Listvianka es uno de los asentamientos más antiguos a orillas del lago Baikal, fue fundada a principios del siglo XVIII. La población vivía del comercio, la pesca, la construcción de embarcaciones, y de su posición como base de expediciones científicas. Hoy día Listvianka vive principalmente del turismo: durante los meses de verano Listvianka es el principal punto de salida de los barcos y expediciones turísticas en el Baikal. Durante nuestro pequeño paseo visitaremos la iglesia de madera de San Nicolás y el pequeño mercado, donde las bábushkas del pueblo venden pescado del Baikal ahumado y algunos productos de artesanía local. Al otro lado del rio Angará, que nace del lago Baikal en Listvianka y fluye hasta el Yeniséi, podremos divisar el Cabo Tolsty y su faro. 

Visita del Ecomuseo del Baikal. Aquí descubriremos muchas informaciones sobre la sorprendente flora y fauna que puebla el ecosistema único del Baikal. En los acuarios del museo podremos ver varios de sus peces endémicos, e incluso podremos admirar una Nerpa, la Foca del Baikal, una de las pocas en el mundo que viven en agua dulce. Un submarino virtual nos ensenara las profundidades del lago. 

Almuerzo barbacoa junto al lago Baikal. Tendremos la oportunidad de probar algunos de los típicos pescados del Baikal, y almorzaremos admirando la belleza de este paisaje único. 

Telesilla al Monte Chersky. Tomaremos un telesilla para subir a lo alto del monte Chersky (755 m) donde un bello panorama se abre a nuestra vista con los picos de los montes Jamar-Daban. Desde aquí se pueden divisar el pueblo de Port Baikal, y lugares como la Roca del Chamán, el nacimiento del Angará, el Observatorio Astrofísico y la infinita taiga siberiana. Descenderemos a pie por un ancho camino, para admirar los bellos bosques y paisajes. 

Crucero en el lago Baikal y caminata en sus orillas. Si las condiciones meteorológicas lo permiten, cruzaremos las aguas del lago en barco, lo que nos permitirá apreciar la belleza del mismo y de los paisajes que lo rodean. Pararemos en alguna de sus playas de arena y tendremos la ocasión de desafiar la frialdad del Baikal tomando un baño en sus límpidas aguas. Realizaremos una pequeña caminata en sus orillas para descubrir algunos objetos de la cultura local. 

Cena y alojamiento en un hotel a orillas del lago. 

DÍA 10 SÁBADO: LAGO BAIKAL (LISTVIANKA) – IRKUTSK 

Desayuno. 

Traslado a Irkutsk. 

Parada en la Roca del Chamán. Surgiendo de las aguas del Angará, muy cerca del lago Baikal donde está su fuente, la Roca del Chamán tiene un intenso valor espiritual para los locales. Aquí creen que mora el Dueño del AngaráAma Sagaan Noyon, y en esta roca tenían lugar importantes ceremonias chamanísticas, como rituales, juramentos, oraciones y castigos. 

Visita del museo etnográfico de Taltsy. Situado entre Irkutsk y el lago Baikal, el pueblo de Taltsy está a 47 km al sureste de Irkutsk. El museo de arquitectura de madera al aire libre ha reunido importantes edificios de arquitectura religiosa, civil o militar de la región, de los siglos XVII al XX. Entre los más notables se encuentran la torre Spásskaya del Ostrog (fuerte) de Ilimsk (1667) y la capilla de Nuestra Señora de Kazán (1669), que aun funciona como iglesia. También veremos numerosas colecciones etnográficas, ejemplos únicos de la cultura de los pueblos Ruso, Buriato, Evenki y Tofalar. 

Almuerzo. 

Tour panorámico de Irkutsk. Irkutsk es considerada con justicia una ciudad-museo, con más de un centenar de monumentos de relevancia. En sus calles más importantes, calle Karl Marx y calle Lenin, la arquitectura de madera original que ardió en un gran incendio en 1879, fue sustituida por elegantes casas de ladrillo y piedra que se inspiraron en las majestuosas fachadas de San Petersburgo y Moscú. Muchos teatros se encuentran en la zona, como el Teatro Dramático o el Teatro Musical. La iglesia del Salvador es el más antiguo edificio de ladrillo de la ciudad; fue construida en el siglo XVII. La Catedral Polaca es el único edificio gótico de Siberia. Este templo católico fue construido para la minoría polaca, constituida de numerosos exiliados políticos y sus descendientes. Otros edificios religiosos de interés son la catedral de la Epifanía y la catedral de la Santa Cruz. Pasaremos por la plaza Kírov, el lugar donde el cosaco Pojabov construyó un primer fuerte en 1661, y a continuación pasearemos por el malecón junto al rio Angará: el bulevar Gagarin es el mejor lugar para pasear, con sus numerosos cafés y terrazas al aire libre. Visitaremos a continuación la animada calle Urítskogo, y el vecino mercado central, también llamado aquí bazar, con sus mostradores llenos de pescado recién llegado de las limpias aguas del Baikal. Tras la agitación del mercado comienza uno de los barrios más tranquilos de la ciudad: Irkutsk es célebre por su arquitectura rusa y en particular por sus casas tradicionales rusas de madera, con ventanas, puertas, contraventanas y aleros delicadamente tallados y pintados, que se encuentran por toda la ciudad, pero más especialmente en esta zona. Pasaremos pues un tiempo en el barrio de Irkútskaya Slobodá, un área recientemente renovada que incluye decenas de joyas arquitectónicas en madera. 

Visita del Convento Znamenski. Fundado en 1693, es uno de los más antiguos monasterios de Siberia. La arquitectura del convento está inspirada en las construcciones medievales rusas, integrando asimismo elementos del “Barroco Siberiano”. Su interior esta ricamente decorado, especialmente su célebre iconostasio barroco tallado, con iconos en antiguos y bellísimos marcos de plata. Hay una necrópolis en el territorio del monasterio en la que reposan los restos de Grigori Shelejov, fundador de la Compañía Ruso-Americana, y creador del primer asentamiento permanente ruso en Alaska. Junto al monasterio veremos el monumento a Alexander Kolchak, un almirante ruso y uno de los líderes del Ejercito Blanco durante la Guerra Civil Rusa, que fue fusilado por los bolcheviques en las tapias de este monasterio en 1920. 

Visita del Museo de los Decembristas. El 1 de diciembre de 1925 murió el zar Alejandro I. Durante su reinado, Napoleón y las ideas liberales de la revolución francesa fueron derrotados militarmente, pero el sentimiento liberal había penetrado en Rusia, donde muchos ciudadanos de diferentes capas sociales comenzaban a exigir reformas políticas. Un grupo de descontentos comenzó una insurrección armada en San Petersburgo, entonces capital de Rusia, contra la coronación de Nicolás I, el sucesor de Alejandro. Criticaban su conservadurismo, rechazaban jurarle fidelidad, y exigían la abolición de la servidumbre. La revuelta fue reprimida con gran violencia, y muchos de los participantes fueron sentenciados a largas penas de exilio en Siberia, que efectuaron en compañía de sus esposas. Como provenían de capas ilustradas y cultas de la población, contribuyeron en gran medida al desarrollo de Irkutsk y a la difusión de las ideas liberales y reformistas en Siberia. El museo consiste en las mansiones de dos de los decembristas, los príncipes Trubetskoy y Volkonsky, y las colecciones incluyen sus objetos personales, documentos y mobiliario. 

Cena y alojamiento. 

DÍA 11 / DOMINGO: IRKUTSK (SALIDA) 

Desayuno. 

Traslado de salida al aeropuerto. 

PRE-VIAJE OPCIONAL SAN PETERSBURGO 5D/4N

DÍA 1 / DOMINGO: SAN PETERSBURGO (LLEGADA) 

Llegada a San Petersburgo. 

Traslado al hotel. 

Alojamiento. 

DÍA 2 / LUNES: SAN PETERSBURGO 

Desayuno en el hotel. 

Visita Panorámica de San Petersburgo. Ventana de Rusia a Europa, Venecia del Norte, Ciudad-Museo… cualquiera que sea el título que se le dé, San Petersburgo es una ciudad que hay que conocer. Construida sobre el agua y el barro en 1703 por el Zar Pedro el Grande, esta magnífica ciudad báltica cautiva al visitante. Suntuosos palacios, elegantes puentes y majestuosos malecones de granito se reflejan en sus ríos y canales que se entrecruzan con las callejuelas. Su belleza y riqueza dejan mudo al viajero. 

Pedro el Grande quería que Rusia recuperase su retraso con respecto al resto de Europa, y pensaba que su país estaba subdesarrollado y que su nobleza e instituciones pertenecían al pasado. Decidió mover la capital de Moscú y construir otra desde cero, más próxima a la Europa del Norte que tanto admiraba. El lugar elegido para ello parecía la elección de un loco: un terreno pantanoso en el Gran Norte, infestado de malaria en verano y con un durísimo invierno. Miles de trabajadores forzosos perecieron en la construcción de la nueva capital. Pero a pesar de todos los inconvenientes, esta creció rápidamente y pronto se convirtió en un auténtico imán de arquitectos y artistas llegados de todos los rincones de Europa, que edificaron avenidas y parques, iglesias y palacios, canales y puentes, es cuelas, una Universidad y Academia de Bellas Artes, y embellecieron la ciudad hasta límites inimaginables. El lujo y la sofisticación técnica empleados en la construcción, la opulencia de la corte zarista, pueden admirarse en los numerosos palacios, teatros, lujosas e imponentes fachadas que ornan las amplias avenidas, aquí llamadas “Perspectivas” (Prospekt). Los innumerables canales, islas y puentes que fue necesario construir para drenar el terreno y encauzar el caudaloso Neva le dan a la ciudad un carácter único. San Petersburgo ha sido declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. 

San Petersburgo ha sido la capital de Rusia durante más de dos siglos, de 1712 a 1918. Tras la revolución rusa, Moscú volvió a ser la capital y San Petersburgo inicio un periodo de decadencia. Los comunistas cambiaron incluso su nombre por dos veces, a Petrogrado y Leningrado. Al terminar el régimen soviético, San Petersburgo recupero su nombre histórico y, tras un intenso periodo de reconstrucción y restauración, la ciudad ha recobrado el esplendor y la gloria de antaño.  

Hoy San Petersburgo es una ciudad vibrante y dinámica y con sus 5 millones de habitantes es la 4ª ciudad de Europa. Es también la ciudad más visitada de Rusia. Además de su maravilloso patrimonio cultural, ofrece al visitante una impresionante oferta de actividades durante todo el ano.  

Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. Podremos apreciar la Perspectiva Nevsky, con sus prestigiosos edificios: Palacios Aníchkov, Stroganov y Beloselski-Belozerski; iglesias luterana, católica y armenia; la Catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán, los edificios Eliseev, Mertens y Singer… Atravesaremos la Fontanka, río que cruza el centro urbano de San Petersburgo, así como el río Moika y el canal Griboyedov. Sobre este último se encuentra la célebre iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, de inconfundible estilo ruso con sus cúpulas multicolores y doradas, en forma de bulbo. El antiguo Palacio de Invierno, imponente residencia de los Zares, transformado en el Museo del Hermitage, domina desde su fachada Norte el curso del majestuoso Neva. Al otro lado del río se alza la inconfundible silueta de la Fortaleza de Pedro y Pablo. No lejos se encuentra la Cabaña de Pedro el Grande: desde esta modesta vivienda de madera, el Zar seguía personalmente la evolución de la construcción de “su” ciudad, entre 1703 y 1708. En la isla Vasílievski se encuentran la Strelka, el palacio Ménshikov y el histórico edificio de la Universidad. Pasaremos ante el Almirantazgo y su imponente flecha dorada, símbolo de la fuerza naval rusa, en la que Pedro el Grande quiso cimentar su Imperio. Veremos su estatua ante el edificio del Senado y la Catedral de San Isaac, con sus gigantescas columnas de granito rojo de Finlandia. La plaza Teatrálnaya alberga los edificios del Conservatorio y el célebre Teatro Mariinsky. Terminaremos ante la bella catedral de San Nicolás de los Marinos, rodeada de canales.  

Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski, El escritor de fama mundial Fiódor Dostoievski mantuvo una estrecha relación con la ciudad de San Petersburgo, a la que amó, y en la que pasó una gran parte de su vida. Visitaremos su barrio preferido, situado en pleno centro de San Petersburgo donde, tras las elegantes fachadas, vivían gentes de toda clase y condición, personajes que reflejaban la Rusia real, que el escritor gustaba de llamar “Verdaderos Rusos” y reflejó de forma magistral en obras como “Crimen y Castigo”, “el Idiota” y otras. Recorreremos las mismas calles donde paseaba el escritor, podremos admirar la fachada de la casa donde murió, hoy transformada en museo, y visitaremos la iglesia de San Vladimir, donde frecuentemente acudía a rezar. 

Visita del Mercado Kuznechny. Situado en una de las zonas más antiguas de San Petersburgo, en el barrio que hoy lleva el nombre del escritor Dostoievski, el Mercado fue construido a principios del siglo XX. Es uno de los más famosos de la ciudad, siendo sin duda el favorito de sus habitantes. No es el lugar más barato, pero si el mejor abastecido. Aquí podemos encontrar los mejores productos procedentes de toda Rusia y de otros lugares del mundo: Frutas y verduras de los fértiles oasis de Asia Central, sabrosos quesos caseros; deliciosos frutos secos del Cáucaso, setas y frutos de los bosques del Norte, pescado fresco de los ríos rusos y caviar… Los compradores pueden probar los productos, es la mejor garantía de calidad. 

Visita exterior de la Cabaña de Pedro el Grande. Esta modesta casa de madera, construida en 1703, fue la primera edificación de San Petersburgo. Inspirada en las viviendas holandesas del siglo XVIII, desde ella Pedro el Grande seguía personalmente la edificación de “su” ciudad entre 1703 y 1708.  

Vista exterior del Acorazado “Aurora” barco de la antigua marina de guerra imperial, cuyos cañonazos el 25 de octubre de 1917 marcaron el inicio de la Revolución Rusa. La tripulación amotinada se sumó a los revolucionarios, rechazando la orden superior de abandonar la ciudad. Sus tropas no solamente dieron la señal del asalto al Palacio de Invierno, sino que participaron en el mismo. Podremos admirar la espectacular vista del majestuoso acorazado y sus históricos cañones desde la orilla del Neva. 

Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo. Situada en una pequeña isla frente al Palacio del Invierno, dominando los tres brazos del Neva, la Fortaleza estaba destinada a proteger la ciudad de las incursiones por vía marítima. Los Zares la utilizaron después como prisión política, encarcelando allí a sus principales opositores, principalmente intelectuales. Convertida hoy en museo, su recinto amurallado ofrece incomparables vistas de la orilla sur del Neva. Desde sus murallas, diariamente, un cañonazo marca las doce del mediodía. La pequeña iglesia de madera que se encontraba originalmente en su interior se fue agrandando hasta transformarse en Catedral. Podremos admirar en ella la tumba del fundador de la ciudad, el Zar Pedro el Grande, así como las de los zares de la dinastía Romanov y sus familias, incluyendo Nicolás II y su esposa e hijos, asesinados durante la revolución en 1918. Sus cuerpos fueron trasladados a la Catedral en 1998. 

Almuerzo. 

Tiempo libre. 

Cena. 

DÍA 3 / MARTES: SAN PETERSBURGO 

Desayuno en el hotel. 

Mañana libre. 

Almuerzo. 

Visita del Museo del Hermitage. El magnífico Museo del Hermitage es la mayor atracción de San Petersburgo. Está situado en el Palacio de Invierno, antigua residencia de los Zares, y tres otros edificios contiguos junto al Neva. El Hermitage es el mayor museo de Rusia, así como uno de los más importantes del mundo. Fue fundado en 1764 por Catalina la Grande y se fue enriqueciendo a lo largo de los siglos mediante la compra por parte de los zares de colecciones completas en el extranjero. Hoy cuenta con más de tres millones de obras de arte y posee colecciones de una riqueza inestimable: colecciones de escultura y pintura, cristal y porcelana, tapicerías y joyas, grabados, antigüedades de la época clásica, armas, medallas, monedas, valiosos libros… Debe su renombre internacional en especial a sus colecciones de pintura de las escuelas italiana, flamenca, francesa y española, en particular obras maestras de Leonardo da Vinci, Rafael y Rembrandt. Sus suntuosos interiores ricamente decorados sor el marco ideal para esta colección única. 

Cena. 

DÍA 4 / MIÉRCOLES: SAN PETERSBURGO  

Desayuno en el hotel. 

Check-out y salida del hotel. 

Visita del Parque de Catalina en Pushkin. La pequeña ciudad de Pushkin, situada a 30 km al sur de San Petersburgo, se denominó así en honor del más grande poeta ruso. Antiguamente se llamaba Tsárskoye Seló, o “Aldea de los Zares”. En ella se encuentra una de las más bellas residencias imperiales, el Palacio de Catalina, cuyo nombre está dedicado a Catalina I, esposa de Pedro el Grande. La bellísima arquitectura del Palacio, que va del Rococó al Neoclásico, se refleja en su exterior: los jardines de estilo francés, con avenidas simétricas y setos rectilíneos, y el parque paisajístico de estilo inglés. Fue diseñado en torno a un gran estanque central, con gran profusión de monumentos. Podremos pasear entre bosques de abedules y abetos, lagos y estanques, arroyos, puentes, esculturas, pérgolas… La inolvidable belleza del lugar ha sido descrita por innumerables poetas y artistas.  

Vista exterior del Palacio de Catalina en Pushkin. Diseñado por el célebre arquitecto italiano Bartolomé Rastrelli, autor de los más importantes monumentos y palacios de San Petersburgo, fue construido en el siglo XVIII a lo largo del reinado de cinco Zares. Cada uno de ellos intervino en la construcción de acuerdo a su propio gusto y a las tendencias de la época. Fue lugar de predilección de Catalina II la Grande. 

Excursión a Pavlovsk y visita del Palacio y parque. El palacio de Pavlovsk fue un regalo de Catalina la Grande a su hijo Pablo, futuro zar Pablo I, en 1777. El lugar tomó rápidamente el nombre de Pavlovsk y se enriqueció con numerosas obras de arte gracias a la esposa del Zar, María Fiódorovna, gran amante de las Artes, que fue mecenas de numerosos artistas. Apreciaremos el refinamiento de sus salones, la armonía de colores, la elegancia de sus chimeneas en Mármol de Carrara, la gran colección de porcelanas y pinturas, así como de objetos de marfil. 

Visita del parque de Pavlovsk. El palacio de Pavlovsk fue un regalo de Catalina la Grande a su hijo Pablo, futuro zar Pablo I, en 1777. El gran parque, que ocupa 600 hectáreas a lo largo del valle del rio Slavyanka, es uno de los mayores parques paisajísticos del mundo, y la más extensa zona verde alrededor de san Petersburgo. Fue diseñado por Charles Cameron en estilo inglés y ocupa lo que originalmente era un coto de caza imperial. El Jardín Holandés con sus coloridos lechos de flores, situado junto al Palacio, estaba reservado al disfrute de la familia imperial. El parque se considera una obra maestra de arquitectura paisajística en Europa, con sus verdes colinas desciendo suavemente hacia las orillas de la Slavyanka y sus meandros, los riachuelos y fuentes, los monumentos esparcidos en los frondosos bosques y verdes praderas… El Parque es uno de los lugares favoritos de los habitantes de San Petersburgo, que vienen a pasear aquí durante todo el año. 

Regreso a San Petersburgo. 

Almuerzo 

Tiempo libre. 

Cena. 

DÍA 5 / JUEVES: SAN PETERSBURGO – MOSCÚ 

Desayuno en el hotel. 

Traslado a la estación de ferrocarril. 

Salida a Moscú en tren de alta velocidad. 

EXTENSIÓN OPCIONAL VLADIVOSTOK 7D/6N

DÍA 11 / DOMINGO: IRKUTSK-ULÁN-UDÉ 

Desayuno picnic. 

Traslado a la estación de ferrocarriles 

Salida a Ulán-Udé, pasando por el tramo más bello del Transiberiano, a orillas del Lago Baikal. 

Almuerzo a bordo. 

Llegada a Ulán-Udé.  

Ulán-Udé. Ulán-Udé es la capital de Buriatia, la principal región mayoritariamente budista de Rusia, en la que conviven numerosas religiones y etnias. Originalmente surgió como una aldea llamada Udínskoye, a orillas del rio Uda. En 1735 el asentamiento comenzó a crecer y se convirtió en ciudad, cambiando su nombre a Udinsk. En 1934, bajo la dictadura de Stalin, su nombre fue cambiado a “Ulán-Udé”, que significa “Uda Rojo” en lengua buriata, reflejando la ideología política predominante en aquella época. Hasta 1991 Ulán-Udé fue una ciudad oficialmente prohibida y cerrada a los extranjeros. Hoy tendremos la oportunidad de visitar esta singular ciudad, que tiene un encanto especial en el caos de sus calles y construcciones de épocas diferentes: los edificios de la época soviética y la efigie de Lenin en la plaza principal contrastan llamativamente con los elegantes edificios del siglo XIX, las típicas casas siberianas de madera y los templos budistas con su arquitectura de inspiración oriental. 

Visita panorámica de Ulán-Udé. Durante nuestro tour descubriremos esta interesante ciudad, estratégicamente situada en la ruta comercial de Rusia con China y Mongolia. Nuestro recorrido comenzará en la plaza central de Ulán-Udé, donde veremos un curioso monumento, considerado por algunos la principal atracción de la ciudad. Se trata de la escultura de la cabeza de Lenin. Esta “cabeza” de Lenin, fundida en bronce, y que domina la plaza desde su pedestal de granito, figura en el libro Guinness de los records por su tamaño: ¡13,5 m de alto y 12 toneladas de peso Continuaremos hacia el Teatro Estatal de Buriatia de Ópera y Ballet, uno de los edificios más notables de todo el Este de Rusia. Se dice que fue construido por prisioneros de guerra del ejército japonés. A continuación, veremos otra de las principales atracciones de la ciudad, la Puerta del Arco Real, edificada en honor del futuro zar Nicolás II, que visitó Ulán-Udé a su regreso de su viaje a Japón. Desde aquí nos dirigiremos a la Calle Arbat, principal arteria de Ulán-Udé, en la que se encuentran bellas mansiones pertenecientes a los ciudadanos más ricos de la ciudad. Alrededor de la calle Arbat podremos admirar bellos edificios, uno de los cuales es el Museo de Historia, construido en 1802 en estilo clásico. Fue antiguamente la residencia del rico mercader Goldobin, un buen amigo de Nicolás II. La diversidad étnica y cultural de esta región es sorprendente. Podremos admirar templos budistas “datsán” activos como el de Khambyn Khure en Vérkhnaya Berezovka, o el monasterio de mujeres Zungun Darzhaling, y también templos cristianos como la Catedral de Odigitria o la iglesia de la Trinidad. Tras nuestro tour, continuaremos con la visita del Museo Etnográfico 

Visita del Museo Etnográfico. Inaugurado en 1973, el museo etnográfico de Ulán-Udé es uno de los mayores museos al aire libre de Rusia. Aquí se han reunido multitud de objetos y construcciones que nos permitirán adentrarnos en el conocimiento de la cultura y la vida del pueblo buriato. Podremos ver sus lugares sagrados de culto, imágenes de animales utilizadas por los chamanes para invocar a los espíritus… Veremos también las casas típicas de madera construidas por los atamanes cosacos en su conquista y colonización de Siberia, y las casitas de los campesinos rusos. También podremos ver una iglesia de Viejos Creyentes con su curiosa arquitectura y ricos iconostasios, una escisión de la religión ortodoxa rusa muy presente en esta región. 

Traslado al hotel. 

Cena en el hotel. 

DÍA 12 / LUNES: ULÁN-UDÉ 

Desayuno en el hotel 

Excursión al Datsán Ivolguinski (templo budista). El famoso Datsán Ivolguinski está situado en un apacible y bucólico pueblecito llamado Ivolga, a 23 km de Ulán-Udé. Visitaremos esta lamasería en compañía de un huvarak (novicio). El Datsán Ivolguinski fue inaugurado en 1945 como el único centro espiritual budista autorizado en toda la Unión Soviética. Hoy en día posee más de 1000 estatuas de Buda, de diferentes tamaños. El lugar es escenario de numerosos mitos y leyendas, como la que rodea al monje Itigilov, cuyo cadáver fue descubierto en 2002 en perfecto estado de conservación, 75 años después de su muerte. Aunque este caso es objeto de controversia entre científicos de todo el mundo, su cuerpo es objeto de veneración por parte de los creyentes locales, y numerosos turistas acuden cada año al templo para apreciar la particular atmósfera que lo envuelve. 

Excursión a la aldea de Trabagatai y visita de los “Semeiskie” (Viejos Creyentes). En nuestra excursión llegaremos a la aldea de Trabagatai, uno de los principales asentamientos de los “Semeiskie”, o “Viejos Creyentes”, en Buriatia. Esta comunidad se originó en Rusia cuando, en 1645, rechazaron las reformas impuestas a la iglesia ortodoxa rusa por el Patriarca Nikón y mantuvieron sus viejos ritos religiosos y su idioma, el Ruso antiguo. Fueron perseguidos en Rusia por el gobierno zarista y por la iglesia ortodoxa hasta hace 200 años. Muchos se suicidaron y muchos otros emigraron voluntariamente o a la fuerza a los lugares más remotos del Imperio. Varios de ellos se establecieron en Buriatia y mantienen sus tradiciones hasta hoy. Los residentes locales los llamaron los “Semeiskie”, lo que se podría traducir como “gente de familia”, debido a los estrechos lazos familiares y a la intensa vida comunitaria que mantienen. Pasaremos medio día en la aldea, hablando con los Viejos Creyentes y conociendo su estilo de vida y tradiciones.  

Almuerzo tradicional en la aldea de los Viejos Creyentes. A pesar de que la cocina tradicional de los Semeiskie ha experimentado cambios notables a lo largo del siglo pasado, sigue observando las estrictas regulaciones que rigen en su culto. Aunque superficialmente pueda parecer poco variada, en realidad la cocina es muy diversa: probaremos diferentes tipos de pasteles, aromáticas empanadas, bollos rellenos y hojaldres, delicioso queso fresco, platos a base principalmente de pollo y cerdo, y su célebre sopa de repollo “Shchi”. 

Asistencia a una representación de las danzas tradicionales de los Semeiskie. Podremos apreciar los bailes típicos de los Viejos Creyentes, donde visten ropas mucho más coloridas y alegres que las de diario. Podremos también aprender y participar en juegos tradicionales rusos. 

Visita del Museo-Iglesia de los Semeiskie. Nuestra visita finalizará en esta antigua iglesia, hoy en día museo de los Viejos Creyentes, donde conoceremos más detalles de sus tradiciones litúrgicas y culturales. 

Traslado en el hotel 

Cena en el hotel. 

DÍA 13 / MARTES: ULÁN-UDÉ – TRANSIBERIANO 

Desayuno picnic. 

Traslado a la estación de ferrocarril. 

Noche a bordo.  

DÍA 14 / MIÉRCOLES: TRANSIBERIANO  

Noche a bordo. 

DÍA 15 / JUEVES: VLADIVOSTOK (LLEGADA) 

Llegada a Vladivostok. 

Traslado al hotel. 

Cena en el hotel. 

DÍA 16 / VIERNES: VLADIVOSTOK  

Desayuno en el hotel. 

VladivostokEl mayor puerto ruso en el Lejano Oriente y capital de la región Primorsky, Vladivostok es el destino final del Transiberiano y un importante nudo comercial entre Rusia y sus vecinos orientales: China, Japón y Corea. A primera vista, Vladivostok recuerda a la famosa ciudad norteamericana de San Francisco, con sus colinas elevándose sobre una intrincada red de bahías e islas. La más famosa de ellas es la Bahía del Cuerno de Oro, llamada así por su gran parecido a la bahía del mismo nombre en Estambul.  

Vladivostok es una de las más bellas e interesantes ciudades en el Lejano Oriente ruso. Su nombre “Vladivostok” puede traducirse como el “Jefe del Oriente”. Fue fundada oficialmente en 1860 como una plaza fuerte del imperio ruso, protegiendo sus fronteras surorientales, debido a su estratégica situación y el puerto natural que ofrecen sus bahías. Hay constancia de que la zona fue habitada al menos desde el siglo VII de nuestra era por pescadores chinos. El siguiente hito en la historia de la ciudad se produjo cuando el zar Alejandro III decidió iniciar la construcción del ferrocarril transiberiano desde Vladivostok. Obedeciendo a su padre, el príncipe heredero de la corona visitó Vladivostok e inauguró las obras de la sección oriental de este ambiciosísimo proyecto ferroviario: el 31 de mayo de 1891 el futuro zar Nicolás II puso la primera piedra de las obras, y una placa conmemorativa de plata. Tras la pérdida de Port Arthur en Guerra Ruso-Japonesa (1904-05) creció enormemente la importancia militar de Vladivostok para Rusia. Durante la Guerra Civil Rusa (1917-1922), Vladivostok fue uno de los principales centros logísticos de las potencias extranjeras que intervinieron en favor de los Blancos contra los Bolcheviques. La ciudad finalmente cayó ante estos en 1922. Durante la represión estalinista, Vladivostok sirvió de lugar de tránsito para los presos que eran enviados a trabajar a las tristemente célebres minas de oro de Kolima. Como una de las principales bases navales, la ciudad de Vladivostok permaneció cerrada para los extranjeros hasta 1992. Aún hoy en día es una de las principales bases militares de la marina rusa. 

Visita panorámica de Vladivostok. Esta visita guiada de Vladivostok en autocar nos permite situarnos y tomarle el pulso a esta animada urbe. Comenzaremos en su principal arteria, la popular calle Svetlánskaya. Pasaremos a continuación frente a los más famosos edificios de la ciudad: la Estación de Ferrocarril, la Terminal Marítima de Pasajeros, las Puertas Triunfales de Nicolás y la Plaza Central, frente a la Bahía del Cuerno de Oro. Muy cerca podremos admirar las célebres casas de comercio, construidas originalmente por empresarios y mercaderes americanos, alemanes y austriacos, que todavía conservan los nombres de sus fundadores. Pasaremos por el nuevo paseo marítimo Tsesárevich, que presenta interesantes objetos arquitectónicos. Pararemos en el Mirador del Nido del Águila, uno de los más bellos de la ciudad, desde el que disfrutaremos de una espectacular panorámica de Vladivostok. Continuaremos cruzando los dos famosos puentes nuevos de la ciudad: el Puente Dorado, llamado así por su situación, en la Bahía del Cuerno de Oro, y el Puente Russky, que debe su nombre al color de sus cables, representado los colores de la bandera rusa. Desde aquí llegaremos a la Isla Russky, donde se sitúa la Universidad Federal del Lejano Oriente, que recibió la cumbre de la APEC en 2012. A partir de este evento de importancia mundial, la Universidad comenzó a atraer estudiantes de todos los rincones de Rusia, pero también del extranjero, principalmente de China, Japón, Corea y Los Estados Unidos. Realizaremos una parada para visitar el territorio de la Universidad y disfrutar de sus jardines y parques, con pequeñas cascadas y un bello paseo marítimo, con maravillosas vistas del Mar del Japón y las islas vecinas. 

Visita de la estación de ferrocarril de Vladivostok. Independientemente de cómo se llegue a Vladivostok, se debe visitar la estación de trenes de la ciudad. Este magnífico edificio es el más antiguo de toda la región de Primorsky. Ha sido declarado monumento histórico-artístico de Rusia y es uno de los principales símbolos de Vladivostok. Su construcción comenzó al mismo tiempo que se iniciaron las obras del Transiberiano, en 1891, y fue oficialmente inaugurada dos años después. 

Visita de la Terminal Marítima de Pasajeros. La Terminal Marítima de Vladivostok no es solamente la principal puerta de entrada a la ciudad desde el mar, a la que llegan cruceros desde todo el mundo, sino que además es uno de los principales edificios de la ciudad. El primer edificio terminal fue construido en 1903 y utilizado para cargas especiales y cuarentenas. La segunda renovación de la terminal tuvo lugar en 1959, para adaptarla a las nuevas necesidades de la ciudad, en pleno crecimiento en aquella época. Los últimos cambios de aspecto de la Terminal se produjeron en 1991, cuando fue completamente restaurada por una empresa italiana.  

Visita del Museo-memorial del Submarino S-56. Vladivostok posee varios monumentos dedicados al heroísmo de los marinos rusos, y este memorial es posiblemente el más famoso de ellos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el S-56 atravesó dos océanos -el Pacífico y el Atlántico- 9 mares, incluyendo el Caribe, el de los Sargazos y el del Norte, e innumerables islas y estrechos. Durante este periodo participó en ocho campañas militares y llevó a cabo doce ataques, que acabaron con 10 barcos enemigos y dañaron otros 4 navíos. Fue el objetivo de más de 300 cargas de profundidad, pero el S-56 sobrevivió a todas ellas y regresó a Vladivostok al final de la Guerra. Visitaremos el interior del submarino, y podremos apreciarlo en su estado original. 

Almuerzo en restaurante local. 

Visita del Museo Regional Arseniev. La naturaleza de la región de Primorsky es única y la visita del museo regional Arseniev nos ayudará a conocerla mejor, descubriendo gran parte de su rica flora y fauna, sin necesidad de viajar. Este museo es el mayor y más antiguo en todo el Lejano Oriente ruso y la Siberia Oriental. 

Visita panorámica a pie de Vladivostok. Durante nuestro paseo guiado, recorreremos los lugares más famosos de la ciudad. Nuestra visita comienza ante la casa de Yul Brinner, el famoso actor norteamericano de origen ruso, que nació aquí en 1920, y en cuyo honor fue inaugurada una estatua en 2012. Continuaremos nuestro paseo hacia la Plaza Central de Vladivostok, situada en una colina que desciende suavemente hacia la Bahía del Cuerno de Oro. En el centro de la plaza se alza el monumento a “los Luchadores por el Poder de los Soviets en el Lejano Oriente”, de clara inspiración soviética, y uno de los símbolos más célebres de la ciudad. Nuestra próxima parada será ante las Puertas Triunfales de Nicolás. Este monumento es una de las más bellas construcciones de Vladivostok. Fue edificado en 1891 en honor al heredero de la corona rusa, el futuro zar Nicolás II, que visitó Vladivostok durante su viaje educativo en torno al mundo. Disfrutaremos del Paseo Tsesárevich, una de las atracciones más recientes de Vladivostok. Inaugurado en 2012, este bello paseo marítimo se ha transformado rápidamente en uno de los lugares favoritos tanto de habitantes locales como de turistas. Aquí veremos el tablero de ajedrez gigante llamado “Puente del Amor”, donde los recién casados acuden para dejar un candado como recuerdo de su unión. También descubriremos el mirador llamado “Cama de la Paz”, donde la frase “Te Amo” figura escrita en 30 idiomas diferentes. Según sus autores, la cama está diseñada de tal forma que incluso las parejas que discuten, una vez acostadas en esta cama, acaban desplazándose al centro, encontrándose con su pareja. El paseo Tsesárevich ofrece magníficas vistas del Puente Dorado y del Mar del Japón, y es también un excelente lugar para contemplar la bulliciosa actividad del vecino puerto. Acabaremos nuestro paseo en la calle Pochtovy, donde veremos la estatua de Eleonora Pray, una famosa norteamericana que llegó a Vladivostok con su esposo en junio de 1894 y realizó un interesantísimo trabajo fotográfico, documentando la vida de los comerciantes de la ciudad, que admiraremos en el museo. 

Cena en el hotel. 

DÍA 17 BADO: VLADIVOSTOK (SALIDA) 

Desayuno en el hotel. 

Traslado al aeropuerto. 

HOTELES

MOSCÚ: 

4*: Marriott, Radisson, Holiday Inn, Novotel, Borodinó, o similares 

EKATERIMBURGO: 

4*: Park Inn, Novotel, o similares 

NOVOSIBIRSK: 

4*: Doubletree by HiltonMarriott, River Park, Azimut, o similares 

LISTVIANKA: 

3* Sup.: Krestovaya Pad’, Baikálskie Teremá, o similares 

IRKUTSK: 

4*: Marriott, Doubletree by Hilton, Zvezdá o similares 

SAN PETERSBURGO: 

4*: Radisson, Marriott, Novotel, Vedensky, Nash, o similar 

ULÁN-UDÉ: 

4*: Baikal Plaza, Sagan-Morin o similar  

VLADIVOSTOK: 

4*: Azimut, Hotel Hyundai o similar