EL ÁRTICO RUSO

Grandes espacios, tierra de Aventura

El Ártico ruso en general y la península de Kola en particular es una zona remota, cerrada durante la época soviética, cuando se desarrolló como el importante centro minero y militar que es aun hoy en día. Se ha abierto solo recientemente al turismo y presenta aun lógicas deficiencias y carencias: Infraestructuras obsoletas y a veces en mal estado, hotelería incipiente y con estándares por debajo de los habituales en otras regiones del país… El viajero debe tenerlo en cuenta y adaptar sus expectativas en consecuencia. No obstante, su belleza y la inmensidad de sus espacios compensan estos inconvenientes.