SAN PETERSBURGO-MOSCÚ 8D / 7N

  • Día 1 – Domingo: San Petersburgo - Llegada

    • Llegada a San Petersburgo
    • Traslado al hotel
    • Alojamiento
  • Día 2 – Lunes: San Petersburgo

    • Desayuno en el hotel
    • Visita Panorámica de San Petersburgo
    •  Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski
    • Visita del Mercado Kuznechny
    • Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo
    • Vista exterior del Acorazado “Aurora”
    • Almuerzo
    • Tiempo libre
    • Cena
  • Día 3 – Martes: San Petersburgo

    • Desayuno en el hotel
    • Mañana libre.
    • Almuerzo
    • Visita del Museo del Hermitage
    • Cena
  • Día 4 – Miércoles: San Petersburgo

    • Desayuno en el hotel
    • Check-out y salida del hotel
    • Excursión a Pushkin y paseo en el parque
    • Excursión a Pavlovsk y visita del Palacio de Pablo y parque
    • Almuerzo
    • Tiempo libre
    • Cena
    • Traslado a la estación de ferrocarril
    • Salida a Moscú en tren nocturno de 2ª clase cabina cuádruple
    • Noche a bordo
  • Día 5 – Jueves: Moscú

    • Desayuno en el tren
    • Llegada a Moscú
    • Visita Panorámica de Moscú
    • Visita del Convento de Novodévitchi
    • Almuerzo
    • Visita de la Galería Trétyakov
    • Traslado al hotel y alojamiento
    • Cena
  • Día 6 – Viernes: Moscú

    • Desayuno en el hotel
    • Visita del Kremlin con sus Catedrales
    • Visita del Metro de Moscú
    •  Almuerzo
    • Tiempo libre
    • Cena
  • Día 7 – Sábado: Serguiev Posad - Izmailovo

    • Desayuno en el hotel
    • Excursión a Serguiev Posad y visita del Monasterio
    • Almuerzo
    • Visita de Izmailovo
    • Pequeña degustación de vodka
    • Cena
  • Día 8 – Domingo: Moscú - Salida

    • Desayuno en el hotel
    • Traslado de salida al aeropuerto.

PROGRAMA

Día 1 – Domingo: San Petersburgo – Llegada

Llegada a San Petersburgo.

Traslado al hotel.

Alojamiento.

Día 2 – Lunes: San Petersburgo

Desayuno en el hotel.

Visita Panorámica de San Petersburgo. Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. San Petersburgo, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, es llamada la “Venecia del Norte” debido a los innumerables canales, islas y puentes que fue necesario construir para drenar el terreno y encauzar el caudaloso Neva. El lujo y la creatividad utilizados en su construcción, la opulencia de la corte zarista, pueden admirarse en los numerosos palacios, teatros, lujosas e imponentes fachadas que ornan las amplias avenidas, aquí llamadas “Perspectivas” (Prospekt), atravesadas por ríos y canales. Podremos apreciar la Perspectiva Nevsky, con sus prestigiosos edificios: Palacio Anichkov, Palacio Belozersky, Catedral de Nuestra Señora de Kazán, Eliseev… Atravesaremos la Fontanka, río que cruza el centro urbano de San Petersburgo, así como el río Moika y el canal Griboyedov. Sobre este último se encuentra la célebre iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, de inconfundible estilo ruso con sus cúpulas multicolores y doradas, en forma de bulbo. El antiguo Palacio de Invierno, imponente residencia de los Zares, transformado en el Museo del Hermitage, domina desde su fachada Norte el curso del majestuoso Neva. Al otro lado del río se alza la inconfundible silueta de la Fortaleza de Pedro y Pablo. No lejos se encuentran el acorazado “Aurora”, que inicio la Revolución Rusa, y la Cabaña de Pedro el Grande: desde esta modesta vivienda de madera, el Zar seguía personalmente la evolución de la construcción de “su” ciudad, entre 1703 y 1708. En la isla Vasilievski se encuentran la Strelka, el palacio Menchikov y el histórico edificio de la Universidad. Pasaremos ante el Almirantazgo y su imponente flecha dorada, símbolo de la fuerza naval rusa, en la que Pedro el Grande quiso cimentar su Imperio. Veremos su estatua ante el edificio del Senado y la Catedral de San Isaac, con sus gigantescas columnas de granito rojo de Finlandia. La plaza Teatrálnaya alberga los edificios del Conservatorio y el célebre Teatro Mariinsky. Terminaremos ante la bella catedral de San Nicolás de los Marinos, rodeada de canales.

Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski, El escritor de fama mundial Fedor Dostoievski mantuvo una estrecha relación con la ciudad de San Petersburgo, a la que amó, y en la que pasó una gran parte de su vida. Visitaremos su barrio preferido, situado en pleno centro de San Petersburgo donde, tras las elegantes fachadas, vivían gentes de toda clase y condición, personajes que reflejaban la Rusia real, que el escritor reflejó de forma magistral en obras como “Crimen y Castigo”, “el Idiota” y otras. Recorreremos las mismas calles donde paseaba el escritor, podremos admirar la fachada de la casa donde murió, hoy transformada en museo, y visitaremos la iglesia de San Vladimir, donde frecuentemente rezaba.

Visita del Mercado Kuznechny. Situado en una de las zonas más antiguas de San Petersburgo, en el barrio que hoy lleva el nombre del escritor Dostoievski, el Mercado fue construido a principios del siglo XX. Es uno de los más famosos de la ciudad, siendo sin duda el favorito de sus habitantes. No es el lugar más barato, pero si el mejor abastecido. Aquí podemos encontrar los mejores productos procedentes de toda Rusia y de otros lugares del mundo: Frutas y verduras de los fértiles oasis de Asia Central, sabrosos quesos caseros; deliciosos frutos secos del Cáucaso, setas y frutos de los bosques del Norte, pescado fresco de los ríos rusos y caviar… Los compradores pueden probar los productos, es la mejor garantía de calidad!

Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo. Situada en una pequeña isla frente al Palacio del Invierno, dominando los tres brazos del Neva, la Fortaleza estaba destinada a proteger la ciudad de las incursiones por vía marítima. Los Zares la utilizaron después como prisión política, encarcelando allí a sus principales opositores, principalmente intelectuales. Convertida hoy en museo, su recinto amurallado ofrece incomparables vistas de la orilla sur del Neva. Desde sus murallas, diariamente, un cañonazo marca las doce del mediodía. La pequeña iglesia de madera que se encontraba originalmente en su interior se fue agrandando hasta transformarse en Catedral. Podremos admirar en ella la tumba del fundador de la ciudad, el Zar Pedro el Grande, así como las de los zares de la dinastía Romanov y sus familias, incluyendo Nicolás II y su esposa e hijos, asesinados durante la revolución en 1918. Sus cuerpos fueron trasladados a la Catedral en 1998.

Vista exterior del Acorazado “Aurora”, barco de la antigua marina de guerra imperial, cuyos cañonazos el 25 de octubre de 1917 marcaron el inicio de la Revolución Rusa. La tripulación amotinada se sumó a los revolucionarios, rechazando la orden superior de abandonar la ciudad. Sus tropas no solamente dieron la señal del asalto al Palacio de Invierno, sino que participaron en el mismo. Podremos admirar el exterior e incluso subir a la cubierta, donde se encuentran los imponentes e históricos cañones, y desde la que podremos apreciar una bonita vista sobre el Neva y sus orillas, con sus bellos edificios.

Almuerzo.

Tiempo libre.

Cena.

Día 3 – Martes: San Petersburgo

Desayuno en el hotel.

Mañana libre

Almuerzo.

Visita del Museo del Hermitage, situado en el antiguo Palacio de Invierno, residencia de los Zares. El Hermitage es el más grande museo de Rusia, así como uno de los más importantes del mundo, contando con más de tres millones de obras de arte… Posee colecciones de escultura y pintura, cristal y porcelana, tapicerías y joyas, grabados, antigüedades de la época clásica, armas, medallas, monedas, valiosos libros… Debe su renombre internacional en especial a sus colecciones de pintura de las escuelas italiana, flamenca, francesa y española. En particular obras de Leonardo da Vinci, Rafael y Rembrandt; de impresionistas franceses, de Gauguin, Matisse, Van Gogh, Picasso… Sus suntuosos interiores sor el marco ideal para tan amplia colección de piezas maestras.

Cena.

Día 4 – Miércoles: San Petersburgo

Desayuno en el hotel.

Check-out y salida del hotel

Excursión a Pushkin y paseo en el parque. La pequeña ciudad de Pushkin, situada a 30 km al sur de San Petersburgo, se denominó así en honor del más grande poeta ruso. Antiguamente se llamaba Tsarskoie Seló, o “aldea de los zares”. En ella se encuentra una de las más bellas residencias imperiales, el Palacio de Catalina, cuyo nombre está dedicado a la esposa de Pedro el Grande, Catalina I. Diseñado por el célebre arquitecto italiano Bartolomeo Rastrelli, autor de los más importantes monumentos y palacios de San Petersburgo, fue construido en el siglo XVIII a lo largo del reinado de cinco Zares. Lugar de predilección de Catalina II la Grande, en su incomparable sucesión de salones destaca la Cámara de Ámbar, enteramente recubierta de Ámbar del Báltico. Oculta a las visitas durante casi un siglo, ha sido enteramente restaurada en 2003, con motivo del Tricentenario de San Petersburgo. También destacan la Galería Dorada con la Sala de Pinturas y el Gran Salón. La bellísima arquitectura del Palacio encuentra su reflejo en el parque circundante, donde se puede pasear entre bosques de abedules y abetos, lagos y estanques, arroyos, puentes, esculturas, pérgolas… La inolvidable belleza del lugar ha sido descrita por innumerables poetas y artistas.

Excursión a Pavlovsk y visita del Palacio y parque. El palacio de Pavlovsk fue un regalo de Catalina la Grande a su hijo Pablo, futuro zar Pablo I, en 1777. El lugar tomo rápidamente el nombre de Pavlovsk y se enriqueció con numerosas obras de arte gracias a la esposa del Zar, Maria Fedorovna, gran amante de las Artes, que fue mecenas de numerosos artistas. Apreciaremos el refinamiento de sus salones, la armonía de colores, la elegancia de sus chimeneas en Mármol de Carrara, la gran colección de porcelanas y pinturas, así como de objetos de marfil. El gran parque, de 600 hectáreas, originalmente coto de caza imperial, es una obra maestra de arquitectura paisajística en Europa. En sus frondosos bosques de abedules se esconden numerosas pérgolas, pabellones y columnatas que sorprenden al paseante en el recodo de un sendero o en un claro del bosque…

Regreso a San Petersburgo.

Almuerzo*

*Los pasajeros que hayan optado por el suplemento avión o tren Sapsan diurno, pueden tener este almuerzo o la cena tipo “picnic” en función de la hora de salida del avión o del tren.

Tiempo libre.

Cena.

Traslado a la estación de ferrocarril.

Salida a Moscú en tren nocturno de 2ª clase cabina cuádruple. Noche a bordo.


Día 5 – Jueves: Moscú

Desayuno en el tren. Llegada a Moscú.

Visita Panorámica de Moscú. Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. A través de amplias avenidas como la célebre Tverskaya, llegaremos a la Plaza Roja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo, construida por orden del zar Iván el Terrible. En ella se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el ejército Rojo en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año. Muy cerca se encuentran el célebre teatro Bolshoi, la Catedral de San Salvador, el imponente edificio de la Lubianka, sede del antiguo KGB, y las pequeñas iglesias del viejo barrio “Kitai Gorod”. Recorreremos las avenidas que bordean el río Moskova, con vistas del Parlamento, la Duma o “Casa Blanca”; el estadio olímpico, la “colina de los gorriones”, coronada por el célebre rascacielos de inspiración estalinista en el que se encuentra la Universidad Lomonossov. Contemplaremos los exteriores del célebre convento de Novodévitchi y su lago, que inspiraron a Tchaikovski en el “Lago de los Cisnes” y pararemos en el Parque de la Victoria, construido tras la II Guerra Mundial. Continuaremos hacia la calle Arbat, lugar de encuentro preferido de los moscovitas, animada vía en el corazón del casco antiguo.

Visita del Convento de Novodévitchi. El Convento de Novodévitchi (Nuevas Doncellas), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más bellos de Rusia. Se encuentra situado junto a uno de los meandros del río Moskova. Fue fundado Por Basilio III en 1524 para conmemorar la victoria rusa sobre los ejércitos polaco y lituano y la reconquista de la ciudad de Smolensko. Durante los siglos XVI y XVII las grandes familias de boyardos rusos e incluso la propia familia imperial enviaban a Novodévitchi a algunas de sus hijas. Esta situado al borde de un pequeño lago que inspiró a Tchaikovski en su composición del “Lago de los Cisnes”. En el cementerio anexo se encuentran enterradas numerosas personalidades rusas del arte, la ciencia o incluso la política.

Almuerzo

Visita de la Galería Trétyakov. Esta incomparable pinacoteca, fue llamada así en honor a su fundador, el célebre negociante Pavel Trétyakov (1832-1898), gran mecenas ruso del siglo XIX, cuyo sueño fue siempre la creación de un museo accesible a cualquier visitante, con una gran colección de objetos que permitieran comprender y admirar la historia del Arte ruso, sacro y laico. El proyecto se hizo realidad en 1881, con la inauguración de la Galería. Trétyakov donó más de 2000 obras de su colección privada a la ciudad de Moscú, constituyendo el embrión de lo que hoy es este impresionante museo. Alberga más de 130.000 obras creadas por artistas rusos. Además de su magnífica colección de iconos, podremos admirar un excepcional panorama histórico de pintura rusa, desde el siglo XI hasta nuestros días. Destacan “la Virgen de Vladimir” de estilo bizantino y que la tradición atribuye a San Lucas, y la obra maestra del gran Andrei Rublev, “la Trinidad”.

Llegada al hotel y alojamiento. Cena.

Día 6 – Viernes: Moscú

Desayuno en el hotel.

Visita del Kremlin con sus Catedrales. La palabra “Kreml” significa fortaleza en ruso. En la antigua Rusia, en cada ciudad de importancia se erigía un recinto amurallado dentro del cual se situaban el centro de poder militar, civil y religioso, como las principales iglesias y catedrales. El de Moscú, cuna de la ciudad, es el más importante del país, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Construido en el siglo XII, su forma actual se concluyó en el siglo XV, y es un magnífico reflejo de las diferentes etapas del arte ruso, concentración monumental única de arquitectura, pintura y artes decorativas y aplicadas. Los mejores artesanos y artistas trabajaron en sus iglesias, catedrales y palacios, legándonos obras de incalculable valor. En el inolvidable marco de sus calles y plazas se concentraba el símbolo del poder y la gloria de Rusia. Aun en la actualidad alberga todos los órganos principales del gobierno político y religioso: el Palacio Presidencial, diferentes edificios administrativos y militares, como el Senado y el Arsenal, así como numerosas iglesias y catedrales. Sus murallas, dominando el río Moskova y la Plaza Roja, están compuestas de ladrillos de más de 8kg de peso, miden entre 5 y 19 metros de altura y tienen una longitud total de 2.235 metros. Visitaremos el interior del recinto para admirar la “Campana Zarina”, la mayor del mundo, fundida en 1733, y el “Cañón Zar”, uno de los mayores jamás construidos, fundido en 1586 por Andrei Chojov. Su finalidad era la de defender la entrada por la Puerta de San Salvador, pero hasta ahora nunca se ha utilizado. Finalizaremos visitando la célebre “Plaza de las Catedrales”, enmarcada por las de San Miguel, la Dormición y la Anunciación.

Visita del Metro de Moscú. Inaugurado el 15 de mayo de 1935 por el poder soviético como símbolo del avance tecnológico e industrial del sistema político, el Metro de Moscú era el “Palacio del Pueblo”. En su decoración participaron los más importantes artistas de la época y se utilizaron materiales procedentes de todos los rincones del país, queriendo simbolizar la unidad de los pueblos soviéticos. Aun hoy día es el principal medio de transporte de la ciudad y uno de los principales del mundo, con 200 km de líneas y 145 estaciones. Visitaremos las más importantes, construidas con lujosos materiales, como más de 20 variedades de mármol, granito, ónice y decoradas con pinturas, mayólica, vidrieras, murales, mosaicos e incluso grupos escultóricos.

Almuerzo. Tiempo libre.

Cena.


Día 7 – Sábado: Serguiev Posad – Izmailovo

Desayuno en el hotel.

Excursión a Serguiev Posad y visita del Monasterio. Situado a unos 70 Km. al nordeste de la capital rusa, en la ruta Imperial del Anillo de Oro, Serguiev Posad (antes llamado Zagorsk) es uno de los centros más importantes de la religión ortodoxa. Su construcción fue iniciada por San Sergio, quien estableció en el lugar un monasterio-fortaleza en 1340. Con el paso del tiempo, el monasterio se convirtió en uno de los más espectaculares e importantes centros espirituales del país. En él podemos apreciar elementos característicos de la arquitectura militar de los siglos XV al XVIII, periodo en el que tuvo su máximo desarrollo. Activo aun hoy día como monasterio fortificado de la Trinidad San Sergio, es además Seminario, Instituto Teológico, lugar de peregrinación y sede y residencia del Gran Patriarca de todas las Rusias, por lo que se le conoce como el “Vaticano Ruso”. Entre sus numerosas iglesias y catedrales destacan la cúpula azul de la Catedral de la Asunción, o la más importante de ellas, la catedral de la Dormición, que contiene la tumba de Boris Godunov y su familia, y una copia del famosísimo icono “la Trinidad”, de Andrei Rublev, cuyo original se encuentra en la Galería Trétyakov de Moscú. Serguiev Posad ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Almuerzo. Salida hacia Izmailovo.

Visita de Izmailovo. Situado a poca distancia de Moscú, Izmailovo es célebre por su inmenso mercado, donde todo se puede encontrar, desde modestos recuerdos y artículos que no valen más que un puñado de kopeks, a las refinadas producciones de los mejores artesanos. Además de las tradicionales muñecas rusas, se puede encontrar sobre todo joyas y artículos de bisutería, “souvenirs” de la época soviética y también artesanía procedente de todos los rincones del país. La inmensa cantidad de artículos y lo variado de sus orígenes son la prueba palpable de que nos encontramos en el cruce de Europa y Asia. Varios talleres permiten descubrir los oficios tradicionales como la orfebrería, la alfarería o el trabajo de los tejedores. Se puede igualmente admirar diferentes edificios que representan la arquitectura tradicional rusa, tanto en piedra como en madera.

Pequeña degustación de vodka. Si preguntas en cualquier lugar del mundo “con que elemento asocia la imagen de Rusia”, te responderán “con Vodka!”. Y ciertamente, es uno de los elementos más celebres y arraigados de la cultura popular rusa. El vodka es una parte indisociable de la vida y la sociedad rusas. Con él se conmemoran los eventos más importantes, desde un bautizo boda o funeral, hasta la firma de un buen contrato o la partida de un largo viaje. En ciertos periodos de la historia rusa, la botella de vodka llego a ser una moneda paralela con la que se pagaban todo tipo de pequeños servicios, siendo este pago preferido a la tradicional moneda.

Cena.

Día 8 – Domingo: Moscú – Salida

Desayuno en el hotel (en función de la hora de salida del vuelo de regreso)

Traslado de salida al aeropuerto (o extensión “Anillo de Oro” para un programa de 11 días/10 noches)

HOTELES

3*Sup. centre

Saint-Petersburg

  • Dostoevsky
  • Ibis
  • Nevsky Grand
  • or similar

Moscow

  • Ibis
  • Melodia
  • Katerina City
  • or similar

4* Sup. centre

Saint-Petersburg

  • Marriott Courtyard
  • Radisson Sonya
  • Sokos
  • or similar

Moscow

  • Novotel Moscou Centre
  •  Holiday Inn Lesnaya
  • Holiday Inn Suschevsky
  • or similar