Visita del Museo de Historia Política. El museo ocupa un elegante edificio que fue residencia de Matilde Kschessinskaya, una de las mejores bailarinas de ballet de la historia. Prima Ballerina Assoluta en el Teatro Mariinsky, su belleza y magnetismo fueron legendarios. Fue amante del futuro Zar Nicolás II, así como de otros miembros de la familia imperial. Desde el balcón de esta vivienda, Lenin se dirigió a las masas revolucionarias tras su retorno del exilio en 1917 para iniciar la revolución. La casa se transformó pronto en un bastión revolucionario y centro de agitación política, ya que era la sede de los Bolcheviques en la capital rusa. Durante el periodo comunista se convirtió en Museo de la Revolución, hasta la caída del régimen soviético. Actualmente el museo exhibe más de 500.000 piezas que ilustran la historia política de Rusia, desde decretos firmados por Napoleón hasta la correspondencia de Mijaíl Gorbachov, y muy particularmente relacionados con la revolución Rusa.