Múrmansk

Múrmansk es la puerta de entrada más accesible al Ártico ruso y a la Laponia rusa. Con sus 300.000 habitantes, es la mayor ciudad del mundo situada al norte del Círculo Polar Ártico. Está situada al fondo de un fiordo navegable en el mar de Barents, y es uno de los puertos más importantes de Rusia, pesquero, comercial y militar. Está comunicada con el resto del país por carretera y ferrocarril, así como por varios vuelos regulares diarios a Moscú (a 1500 km) y San Petersburgo (a 1000 km). Desde tiempos antiguos los rusos llamaron a esta costa “costa de Murman”; la palabra “Murman” en antiguo ruso significa “noruego” (norman). A partir del siglo XII la República de Nóvgorod, entonces el estado ruso más importante, envió colonos a las costas del Mar Blanco y del Ártico. Estos colonos fueron llamados “Pomores” (“cercanos al mar”), y fueron los primeros pobladores rusos en la zona de Múrmansk. A partir del siglo XVI, Rusia fortalece su posición frente a Suecia y Noruega, construyendo varios fuertes y la pequeña ciudad de Kola, 12 km al sur de la actual Múrmansk. En 1916 fue fundada Múrmansk, llamada “Románov en Murman” en honor a la dinastía imperial rusa, y sustituyó a Kola como capital regional. Fue la última ciudad rusa fundada antes de la revolución comunista. Está situada junto al fiordo, en una zona de colinas y lagos. Desde aquí podemos acceder a los principales puntos de interés de la región. Debido a su latitud, en el extremo Norte de Europa, Múrmansk es un lugar ideal para intentar observar las Auroras Boreales. Durante el invierno, entre el 2 de diciembre y el 10 de enero, es “Noche Polar” en Múrmansk, con 40 días de noche ininterrumpida. El clima de Múrmansk está moderado por la Corriente del Golfo (“Gulf Stream”), lo que hace que sus temperaturas sean en general bastante más moderadas que en otras zonas interiores de Laponia como Rovaniemi o Ivalo. El fiordo permanece todo el año libre de hielo.

Visita panorámica de Múrmansk. La ciudad se extiende de Norte a Sur a orillas del Fiordo de Múrmansk a lo largo de unos 20 km. Está construida sobre las colinas que dominan el fiordo, por lo que podremos disfrutar de vistas panorámicas en varios puntos a lo largo de nuestro recorrido. Muchos de los monumentos que veremos están relacionados con el carácter de puerto pesquero y militar de Múrmansk, así como de su importante papel en las dos Guerras Mundiales, especialmente en la Segunda Guerra Mundial, durante la cual la ciudad resistió heroicamente varios ataques alemanes y fue uno de los principales puntos de entrada de la ayuda militar aliada a la Unión Soviética.

Comenzaremos por el centro de la ciudad, y su plaza más importante la Plaza de las Cinco Esquinas. Junto a ella se sitúa el Parque Central, donde se encuentra el curioso Monumento al Bacalao, principal producto de la flota pesquera de Múrmansk. En el cruce de la Avenida de Lenin y la Calle de Karl Marx se encuentran dos de las construcciones más importantes de la ciudad, el Ayuntamiento y el Museo Regional de Arte y Tradiciones, el edificio de piedra más antiguo de Múrmansk. Pasaremos a continuación por el Monumento a los Patriarcas Cirilo y Metodio, quienes introdujeron la escritura en Rusia, creando el alfabeto cirílico. Pasaremos frente al Tribunal de Justicia y la Casa de la Cultura, continuando por la Avenida Lenin, donde se encuentran numerosos exponentes de la majestuosa arquitectura estalinista, para ver el Teatro Dramático, junto al Monumento a los Guarda-Fronteras del Ártico. Recorreremos la Avenida del Teniente Shmidt, pasando ante el Monumento a los Marinos y Barcos de la Flota, la Estación Central de Ferrocarril, y la zona deportiva, con el Palacio de Hielo, el Estadio Central y la Piscina Municipal. Tras parar en el Monumento a los Exploradores del Ártico, subiremos a la colina cercana donde se encuentran algunos de los principales monumentos de la ciudad: La iglesia ortodoxa de San Salvador Sobre las Aguas, el memorial a los marinos muertos en tiempo de paz, y el emotivo Monumento a los Submarinistas del “Kursk”, con la torreta del tristemente célebre submarino nuclear que se hundió en el año 2000 en aguas del mar de Barents, matando a sus 118 tripulantes, y que tenía su base en una de las instalaciones militares cercanas a Múrmansk. Desde aquí podremos ver una panorámica de la ciudad. Contornearemos el lago Semyonóvskoye donde se encuentra la célebre estatua del célebre gato “Semyon”, que sus propietarios perdieron en 1987 durante un viaje a Moscú y que recorrió durante 6 años los 1800 km que lo separaban de Múrmansk para regresar a casa… Desde aquí nos dirigiremos a uno de los puntos más altos de la ciudad, el Monumento a los Defensores del Ártico Ruso durante la Segunda Guerra Mundial, una impresionante estatua de un soldado soviético de casi 40 m de altura, más conocida con el sobrenombre de “Alyosha”, diminutivo de Alexéi. Aquí se encuentra la Llama al Soldado Desconocido y desde aquí podremos admirar una espectacular vista de la ciudad, su puerto, el fiordo de Múrmansk y sus alrededores. Tras pasar ante la estatua a la mujer que espera, dedicada a las esposas de los marinos, saldremos a las afueras de la ciudad para ver la iglesia ortodoxa de Todos los Santos, una de las más notables de Múrmansk, para llegar al puente sobre la Bahía de Kola, desde el que tendremos otra bellísima perspectiva de la ciudad y su fiordo. Regresaremos a continuación al centro.

Visita del rompehielos atómico “Lenin”. En las numerosas expediciones en el Ártico ruso, hacia las diferentes bases y asentamientos en el extremo Norte del país, se vio claramente la necesidad de prolongar la autonomía de los barcos. Los rompehielos consumen una gran cantidad de energía, debido a la potencia que necesitan para romper la coraza helada del océano. En los tradicionales rompehielos diésel, aun llevando un 70% de su peso en combustible, la autonomía llega a un máximo de 40 días. La Unión Soviética decidió la construcción del primer rompehielos alimentado por energía nuclear y construyó en los astilleros de San Petersburgo el primer rompehielos atómico del mundo, el “Lenin”. Botado en 1957, fue completado en 1959. Estaba alimentado por 3 reactores nucleares, que luego fueron sustituidos por 2 de un tipo más avanzado y seguro. La nave tenía una autonomía de un año, con una potencia de 45.000 caballos. En 1989 fue retirado del servicio, tras haber recorrido casi 600.000 millas náuticas (un millón de kilómetros) entre los hielos del Ártico. Funciona como museo en la ciudad de Múrmansk donde se encuentra “Atomflot”, la sede de la flota rusa de rompehielos nucleares, la única del mundo. Visitaremos el “Lenin” y podremos ver las diferentes estancias del barco, adaptadas a una tripulación que debía pasar largos periodos en autonomía total, sin contacto con el exterior: Cantina, cine, enfermería, camarotes, sala de mapas, puente de mando y, por supuesto, la sala donde se encuentran los reactores nucleares, hoy desactivados.

Visita del Museo Regional de Arte y Tradiciones Locales. Este interesante museo ocupa el edificio de piedra más antiguo de Múrmansk. Aquí podremos descubrir infinidad de interesantes hechos sobre la región: Los asentamientos originales, las durísimas condiciones de los primeros tiempos, las exploraciones árticas… Aprenderemos sobre los primeros colones rusos, los “Pomores” y sobre los habitantes originales de la zona, los Saami. Veremos multitud de objetos empleados en la vida cotidiana, conoceremos la fauna y la flora del ártico; la importancia de la pesca y la minería en el desarrollo de Múrmansk, cómo afectó a la ciudad la Segunda Guerra Mundial, y muchas otras cosas. Una visita imprescindible para situarnos de lleno en la ciudad y su región.

Salida nocturna para intentar avistar Auroras Boreales. Las Auroras Boreales son uno de los mayores espectáculos que nos brinda la naturaleza. El cielo nocturno se ilumina en un increíble ballet mágico de luces multicolores que parecen bailar ante nuestros ojos. Se trata de un fenómeno creado por la llegada de partículas solares cargadas de energía a la tierra, y su choque con el campo magnético terrestre y los gases de nuestra atmósfera. Esto crea un impresionante espectáculo de luces que bailan y cambian caprichosamente de forma en el cielo nocturno. Para intentar avistar las auroras boreales en las mejores condiciones, debemos evitar la contaminación lumínica, salir de zonas urbanas iluminadas y dirigirnos a áreas rurales, preferentemente en lo alto de una colina para poder disfrutar de una mejor vista. La región de Múrmansk es una de las partes del mundo más favorables a la observación de Auroras Boreales por los siguientes motivos: Está situada muy al Norte, su temperatura aun siendo fría, está moderada por la Corriente del Golfo, y goza de más días claros que otras ciudades en la misma latitud. Múrmansk se encuentra en el llamado “Óvalo de las Auroras Boreales”, la parte del mundo donde es más fácil avistarlas. En Múrmansk y su región podemos avistar auroras boreales entre finales de septiembre y abril.

Visita de “Saami City” y pequeño paseo en trineo tirado por renos. Saami City está situada a unos 110 km al sur de Múrmansk, en el área central de la península de Kola, y en una zona de antiguos asentamientos de la población Saami. Hoy en día quedan muy pocos descendientes de los Saami que poblaban originalmente estas tierras, y tendremos la ocasión de conocer aquí a uno de ellos, que nos mostrará antiguas fotografías y nos contará algunas historias, anécdotas y tradiciones. Podremos ver construcciones y símbolos religiosos de los Saami, y conocer a sus inseparables compañeros, los renos y los huskies. Tendremos la ocasión de efectuar un pequeño paseo (5-10 min) en trineo tirado por renos (4 pax por trineo) y de probar una sopa tradicional.